Las raíces y el tiempo


Ettore Messina es para mí un maestro, recuerdo que el objetivo con el que se incorporó al Real Madrid fue llevar al equipo a la Final Four de la Euroliga, en esos momentos el club llevaba 17 años sin conseguirlo.

Una de las características de Ettore entrenando era que cuando más cansado estaba el equipo más les exigía a nivel de concentración, quería que el jugador creciera aumentando cada día ese límite mental; solía decir... cuando las piernas ya casi no te responden, cuando el cansancio físico es casi insoportable, es la cabeza de la que debe mantenerse fresca para alcanzar el objetivo y seguir guiando tus actos y para eso hay que entrenarse o la cabeza se guiará por las señales del cuerpo; quería que sus jugadores se imaginaran jugando una final de Euroliga, que imaginaran un último minuto de una final igualada, en la que el cansancio estaría bien presente, probablemente en un entorno hostil, entonces les decía... será vuestra cabeza la que os guíe al triunfo... de los dos equipos, el que tenga mejor la cabeza, el que sepa mantener la concentración, será el que tenga más posibilidades de éxito.

Recuerdo comentar con él lo difícil que estaba siendo para algunos jugadores, entonces me dijo algo que, como siempre, no sólo sirve para el deporte sino también para la vida... "Un árbol con raíces fuertes puede resistir una tormenta muy violenta, pero ningún árbol es capaz de desarrollar esas raíces cuando la tormenta asoma en el horizonte"

Ettore abandonó el Real Madrid durante su segunda temporada, justo antes de que el equipo alcanzara la Final Four, creo que el mérito siempre es de los jugadores, sé que Ettore ya no estaba, pero estoy convencido que él fue el verdadero responsable de que se llegara a esa Final Four. Lele Molin y yo aprovechamos su inercia para clasificarnos.

Recuerdo que le pedí a Ettore un ejemplar de uno de los libros que ha escrito ("Basket" de la editorial Zanichelli) mientras todavía trabajábamos juntos, parte de la dedicatoria que escribió decía lo siguiente "quizá un día ganaremos juntos"... no gané ningún título con él en el Real Madrid, pero siempre le recuerdo que yo si gané con él, gané un maestro, gané un amigo y gané unas enseñanzas que jamás olvidaré.

Gracias Ettore.

  
  
  

Comentarios (4) -

  • Relato de un valor incalculable para los que estimamos el trabajo de Ettore y el tuyo. Gracias por compartirlo. Debes guardar enseñanzas suyas como oro en paño. Quién sabe si esa dedicatoria aún está por cumplirse.

    Julián
  • Gracias Julián. No te creas que no he pensado lo último que has dicho alguna vez. ;)
  • Pues ¿qué decir? No soy demasiado partidario de Messina ni de su forma de dejar el Madrid, pero este tipo de lecturas siempre ayudan a entender la "parte humana" de un entrenador. Ojalá se cumpla aquella parte de la dedicatoria, me alegraría muchísimo. Gracias por tu entrega, Jota.
    • Gracias a ti Javier. Que sepas que yo no estuve de acuerdo con que Ettore se marchara cuando se marchó y así se lo hice saber, pero son decisiones personales que hay que respetar.

Agregar comentario