La dificultad de elegir




No nos llevamos muy bien con la decisión de elegir entre múltiples opciones cuando todas tienen aspectos que nos atraen. Quizá se deba a que, antes y después de elegir una alternativa, preferimos torturarnos pensando en lo que perdemos que disfrutar de aquello que ganamos; y en toda elección ganamos y perdemos algo.

Sabemos que cuantas más opciones tenemos más difícil nos resulta elegir, y sin embargo como dice Dan Ariely en su libro Predictably Irrational (Predeciblemente Irracionales) "tenemos una tendencia irracional a mantener puertas (opciones) abiertas". Quizá sea por mantener una falsa sensación de seguridad sin darnos cuenta que al tomar una decisión de elección eliminamos de un plumazo las demás.

Podríamos pensar que reduciendo las opciones a dos la elección se torna, entonces, mucho más fácil... Pero la realidad no es así, elegir entre dos opciones igualmente buenas es una tarea compleja... a mi me gusta pensar que en realidad da igual qué opción elijamos, que siempre la que elegimos es la buena; de hecho, una vez que hemos reducido la elección a dos opciones y no tenemos claro por cual decantarnos, tirar una moneda al aire para elegir suele ser una muy buena opción, porque cuando la moneda vuela solemos tener ese momento de lucidez en el que claramente preferimos una de las dos, nuestro subconsciente nos habla. Entonces da igual lo que salga, elige lo que tu corazón te marcó.

Quizá la dificultad de elegir viene condicionada porque la mayoría de las veces es más fácil saber aquello que no queremos que aquello que de verdad anhelamos.

Sé que no me gusta mi situación actual pero no sé cómo me gustaría que fuera mi vida... y esto es un verdadero problema, porque sé de que me debo alejar, pero no tengo ni idea de a dónde debo dirigir mis pasos. Aunque, pensándolo bien, saber que quieres alejarte de algo, a veces, puede ser ya un paso importante, quizá no sabes que opción tomar pero si sabes cual de ellas descartar.

Y cuando lo único que sé es de qué me quiero alejar, me gusta recordar el diálogo entre Alicia y el Gato Chesire:

" - Sólo quiero saber qué camino debo tomar...
- Pues... depende... a dónde quieras ir tú...
- Eso no importa, si tú me dices...
- Entonces... realmente no importa el camino que escojas!!!"

O como decía Antonio Machado... "Caminante no hay camino, se hace camino al andar"

Nota: Un consejo, por experiencia, si tras meditarlo concienzudamente tienes claro que opción elegir, no pidas opinión a nadie más sobre si tu elección es la acertada... ¡¡¡ ELIJE, NO PREGUNTES !!! 

Dedicado a mi gran amigo Gonzalo Yuste... decidas lo que decidas tomarás la decisión acertada!!!




  
  
  

Comentarios (2) -

  • qué tema más complejo.
    Pienso que hemos sido educados para ser reforzados en talento e inteligencia, lo que la doctora Lewis Carroll, en su libro "Midset: How You Can Fulfill Your Potential", denomina el thick mindset.
    Tenemos miedo a elegir porque de pequeños premiaban nuestro talento, lo inteligentes que éramos, lo guapos que éramos, en lugar de reforzar nuestra valentía, entrega, estrategias elegidas. Entonces, nos fijábamos más en el resultado que en el proceso, ¿Verdad?
    Es por esto que ahora nos cuesta tanto elegir, porque si nos equivocamos pensamos que no somos inteligentes.
    Cambiar de thick mindset a growth mindset no es una tarea fácil pero como dices en otros posts hay que dar pasos y para ser feliz haya que tomar decisiones.
    Nunca me he visto en esa situación de lanzar la moneda, pero voy a ponerla en práctica a ver si, durante ese escaso o largo tiempo en que está en el aire mi corazón me da pistas. Gracias de nuevo.
    Referente a tu pregunta del otro día sobre qué temas nos gustaría que tratases. Para mi es un lujo poder leerte y aprendo con cada uno de tus posts. Quizás ya hayas escrito anteriormente sobre ello pero, ¿cuál es la medida aceptable entre talento y esfuerzo? ¿Qué crees que debe premiarse, valorarse, o incentivarse? ¿Qué opinión tienes sobre el talento, es algo innato o se puede desarrollar?
    Gracias, de nuevo por tu esfuerzo y compromiso con todos tus lectores. Un abrazo.
    • Gracias por tu comentario Víctor, estoy de acuerdo contigo sobre que se ha potenciado en nosotros mientras crecíamos, eso probablemente ha condicionado cómo vemos ahora las cosas, se nos orientó a resultados no a comportamientos.
      En cuanto a los temas a tratar, tomo nota, tengo opiniones del talento y el esfuerzo un tanto "incendiarias"...buscaré cómo recopilarlas en un artículo.

Agregar comentario

Loading