El potencial oculto



Desde que entreno siempre me ha venido a la mente la pregunta de si entrenar sobre las debilidades o sobre las fortalezas de un jugador; la mayoría de las veces me he dejado llevar por la intuición, y dependiendo del momento y la situación me he centrado en unas u otras. Con el tiempo he aprendido que podemos trabajar sobre las debilidades sin dejar de potenciar las fortalezas...pero siempre tengo la duda de cuanto tiempo debo dedicarle a cada una de ellas.

Aún así este artículo no tiene tanto que ver con lo que decidimos entrenar sino con aquello en lo que nos fijamos cuando vemos a un jugador, y aquí si que afirmo que el cerebro se fijará en aquello que queráis fijaros y no dejará de daros señales de lo acertados que estáis en vuestra decisión, magnificará los datos que recibe que potencien vuestra percepción (aquello en lo que habéis decidido fijaros) y descartará la información que vaya en sentido contrario... sea lo que sea aquello en lo que habéis decidido fijar la atención (sea la debilidad o la fortaleza).

Y cuando pienso en esto siempre me viene a la mente una cita de Einstein "Si valoras a un pez por su capacidad para trepar árboles tendrás un pez frustrado toda su vida".

Y este fin de semana, mientras viajaba a Mallorca (Andratx) para impartir un clinic, leía la siguiente metáfora en "El juego interior del tenis" de W. Timothy Gallwey,  y no he podido evitar compartirla y escribir este artículo:

"Cuando plantamos una semilla de rosa en la tierra y vemos lo pequeña que es, no la criticamos por carecer de raíces y de tallo. La tratamos como una semilla y le damos el agua y el alimento que necesita. Cuando comienza a crecer y a surgir de la tierra, no la condenamos llamándola inmadura o subdesarrollada; tampoco criticamos a los capullos por no abrirse cuando aparecen. Lo que hacemos es asombrarnos ante el proceso que está teniendo lugar y darle a la planta el cuidado que necesita en cada etapa de su desarrollo. La rosa es una rosa desde que es una semilla hasta el momento en que muere. En la semilla se halla todo el potencial de la rosa. Y la rosa está siempre en un proceso de desarrollo; sin embargo, en cada momento, ella está perfectamente bien tal como es"

Así pues, ¿qué quieres ver de quien tienes enfrente?


  
  
  

Comentarios (2) -

  • Muy buen camino de reflexión que haces en tus post. En este caso, pienso que lo importante es que el jugador conozca sus debilidades y sus fortalezas. En el caso del entrenador lo interesante es que haya reflexionado y tenga presente en que  características se ha estado fijando hasta ahora y que tienen que ver con él, con su experiencia.

    Con estas dos reflexiones (Jugador y entrenador) se puede iniciar un diálogo y un compromiso para trabajar aquellas características que sean más necesarias tanto para el jugador , como para su Rol en el equipo. Sería un Win-win en toda regla. Todos ganarían y la relación se vería fortalecida.
    • Gracias Víctor por tu comentario, muy interesante tu reflexión sobre la puesta en común y la llegada a un acuerdo sobre que trabajar con el jugador, esa sería la situación ideal y pocas veces "estudiada"... el jugador estará más implicado si aquello que le enseñas es algo en lo que él quiere incidir durante su aprendizaje que si simplemente se lo impones.

Agregar comentario

Loading