El pequeño saltamontes...



Verano de 2007, estábamos en Chartres, preciosa ciudad de la campiña francesa a unos 80 km de París, recuerdo que estábamos entrenando para preparar uno de los 3 partidos amistosos que disputaríamos frente a la Selección Nacional de Francia; en un lance, durante el entrenamiento, un jugador se acercó a otro para aconsejarle sobre un detalle táctico, éste no se lo tomó muy bien y mandó a freír espárragos al primero; mi ayudante (Manolito Aller) y yo presenciábamos la escena desde medio campo; al poco tiempo el jugador "aleccionado" se acercó al lugar que ocupábamos para preguntarnos sobre la situación táctica motivo del incidente, en ese momento me vino a la mente el siguiente cuento y lo compartí con él (como hoy hago con vosotros)
Los dos viajeros
"Eran dos viajeros, uno del norte y otro del sur, que se encontraron casualmente en un sendero, por lo que decidieron continuar juntos un buen trecho del camino. Uno era joven y el otro entrado en años. El mayor preguntó:
-¿A dónde te diriges?
- Voy en busca de un verdadero maestro. He viajado por muchos países con la esperanza de hallar un auténtico maestro espiritual.
-¿Y que harás si lo encuentras?
- Sería el momento más dichoso de mi vida y, si fuera necesario, me arrojaría a sus pies para suplicarle que me diera instrucción espiritual. Encontrar una persona así en este mundo es un raro acontecimiento.
Pasaron varias jornadas y una mañana el hombre mayor dijo:
- Ha llegado el momento de separarnos. Cada uno debe seguir su camino respectivo.
- ¿A dónde irás?- preguntó el joven.
- Continuaré con mi larga búsqueda - repuso el hombre mayor.
- ¿Qué búsqueda?
- La de un auténtico discípulo. Hallar una persona así en el mundo es un raro acontecimiento. Es muy extraño que alguien sea capaz de reconocer a un verdadero maestro.
Y entonces el joven vio como ese verdadero maestro se perdía en la inmensidad del horizonte"

Por la noche, al terminar de cenar, el jugador se acercó a mí y me dijo, " Jota, en el cuento... ¿El maestro era mi compañero verdad? "... intuyo que la sonrisa en mi cara fue la contestación que necesitaba.
  
  
  

Agregar comentario

Loading